Retos: mejor Alcanzables, Medibles y Concretos

Estoy seguro de que muchos de nosotros nos hemos planteado retos o hemos intentado mejorar en algún aspecto, o hacer algo nuevo. Y estoy seguro de que muchas veces hemos abandonado por falta de motivación o interés o porque se nos hizo muy pesado, y es que crear hábitos y cambiar para bien son de las cosas más difíciles que se pueden hacer. Sin embargo hay “trucos” o recetas que pueden hacerlo más fácilmente.

En mi caso llegué hace poco a una de estas recetas a raiz de un reto personal en el que me encuentro. Desde que empecé con el reto, hace poco más de un mes, he visto como cada día se va haciendo más real y como es posible llegar al mismo mucho antes de lo que esperaba. La verdad es que no es un reto nuevo para mi, pero si una nueva forma de plantearlo que está siendo mucho más efectiva que en ocasiones anteriores.

Y ahora te cuento como creo que deberían ser las metas para que sean más fáciles de conseguir:

  • Lo primero es que sean metas alcanzables y realistas a corto-medio plazo. Si no te planteas un reto que puedes alcanzar y que sea realista en poco tiempo, probablemente te frustrará y lo abandonarás. Mejor siempre empezar pequeño y fácil con lo que puedes obtener pequeñas victorias que te van a motivar mucho.
  • También es importante que sean medibles, y que se pueda comprobar la mejora de alguna forma. Así es como verás el progreso y seguirás motivado para lograrlo.
  • Y sobretodo que sea concreto, que sea solo una cosa. Concentrarte como un rayo laser en esa meta en concreto es lo mejor, hasta el punto de que pueda llegar a ser una obsesión (sana!). Piensa cada día en ello, haz lo que tengas que hacer y así es como podrías cumplirlo.

Y luego, como plus, si el reto es algo repetitivo y que solo depende de ti y de nadie más, puede ser más fácil a la hora de cumplir. También, si tienes un compañero de viaje mejor, aunque esto ya no depende tanto de ti.

Personalmente creo que si cumples esto te costará menos y cada vez estarás mas preparado para acometer retos mayores y más importantes.

Veamos algunos ejemplos:

¿Ser feliz? Es una mal reto, malísimo, no es nada concreto. Hay que profundizar más y encontrar que es lo que nos hace feliz. Si nos hace feliz salir con nuestros amigos, el reto podría ser “Salir una vez a la semana con amigos” a pesar de no tener tiempo. Si en cambio es construir maquetas o viajar, debería ser justo eso “2 horas a la semana construyendo maquetas” o “realizar un viaje cada trimestre o cada medio año”

¿Leer más? Este tampoco es muy concreto, leer un libro a la semana estaría mejor, podrías medirlo y saber si estás cumpliéndolo o no. Y leer un libro cada dos semanas está todavía mejor para empezar, porque es más alcanzable y realista.

Y uno de los más repetidos, “Ganar más dinero”. Bien, ¿Cuanto más? ¿Hacerte rico? ¿Que es ser rico? ¿5 millones de euros? Estos retos  parecen bastante irrealistas a corto plazo y tampoco son muy concretos. ¿Y si en cambio te planteas ganar de momento 200€ más al mes? Cuando vas viendo que es posible y realista, y sobretodo que es comprobable, te vas motivando, aprendiendo y preparando para hacerlo más grande.

Así que ya que te planteas superar retos o alcanzar metas, haz todo lo posible para que sean más fáciles, para que te cuesten menos y sobretodo para que te motiven a seguir, de otro modo ser hará muy difícil de seguir y fácil de abandonar.

Ahora ya no hay excusa para no intentarlo.

¿Cual será tu reto para los próximos meses?

Posted in Hábitos, Psicología

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Recibe ideas y artículos cómo estos en tu correo

Nombre:
Correo: