Propósitos y creencias

 

Hay algunas cosas que he aprendido durante estos años y que me gustaría compartir contigo.

La primera es que todos tenemos algo especial.
Todos tenemos la capacidad de ser extraordinaros en algo y hacer algo grande durante nuestra vida.
El problema es que la mayoria de nosotros pasa por la vida sin saberlo porque no lo intentamos lo suficiente, o peor, porque ni siquiera pensamos en ello.
Y eso resulta en una existencia limitada, de hecho creo que es una de las peores cosas que le puede pasar a una persona.

Por otra parte, puedes descubrir que eres genial haciendo algo y que te encanta.
Si lo descubres, y además se transforma en tu pasión, se convierte en algo por lo que vives.

Y luego está el nivel en el que quieres hacer o estás ya haciendo algo tan grande que se vuelve en la razón por la que vives.
Viniste a hacer eso. Es tu propósito.

Esta gente descubre que vino a hacer algo, no importa si es importante o no, grande o pequeño, egosita o altruista.
Es su propósito. Y el de nadie más.
De nuevo, el problema es que la mayoría de nosotros nunca piensa sobre ello y nunca lo descubre.

Sin embargo hay gente que lo ha encontrado, gente que ha encontrado su pasión y la razón por la que están aquí.

Y la cuestión es que cuando encuentras tu razón empiezas a vivir con un sentido de misión y empiezas a darte cuenta de que vives una vida con significado.
A veces no es fácil, puede ponerse difícil porque la mayoría de veces conseguir tu propósito requiere un gran esfuerzo.
Quieres conseguir algo que no es fácil o que es irreal de acuerdo a la mayoría de la gente.
Intentarán siempre evitar que hagas algo grande. Después de todo eres solo un idealista.

Así que cuando emprendas el camino tienes que ser resiliente, porque tienes esta dura tarea que acometer.
Mira, hace tiempo hubo un estudio que intentó encontrar que es lo que tenía en común la gente que pasó a la historia.
Y encontraron nada, nada salvo resiliencia.
Resiliencia era la única cosa que encontraron entre gente tan diversa como Alejandro Magno, la madre Teresa de Calcula, Martin Luther King o Steve Jobs. Ellos tuvieron esa perseverancia y esa fuerza para levantarse cada vez que caían, porque ellos sentían el deber de acometer esa misión y llevar a cabo su propósito.

Date cuenta también que la mayoría de la gente que pasó a la historia, si no todas, tenía este sentido de misión. Creían que vinieron a hacer algo.

Y déjame contarte algo más.
Al final no importa si es verdad o no, si existe o no una cosa llamada destino o misión. Lo importante no es si tu crees en el destino o no.
Podría ser algo real, podría ser nada.
Lo importante es lo que tu crees en tu interior sobre ti, si tu crees que viniste a hacer algo en lo que eres bueno. Porque es esa creencia la fuerza que te puede empujar hacia delante y hacer que consigas grandes cosas.
Recuerda, no es importante si el destino existe o no, en cambio lo son tus creencias acerca de lo que puedes hacer y conseguir.

Porque si tienes bastante pasión para creer que puedes hacerlo, y si crees que viniste a hacerlo, puedes hacer tu historia.

Ahora un breve hecho histórico que me hizo pensar hace algún tiempo.

Es la historia de Alejandro Magno y la leyenda del nudo gordiano.

Alejandro siempre creyó que era el hijo de un dios y que vino al mundo para conquistarlo. Durante su viaje se encontró con la leyenda del nudo Gordiano que decía que el nudo era imposible de desatar y que solo podría hacerlo aquella persona que vendría a conquistar el mundo. Alejandro intentó deshacer el nudo, pero tampoco pudo. Sin embargo no fue el fin de la historia, porque aquello era no era posible, él era el elegido para conquistar el mundo. Así que en vez de aceptar el hecho de que él tampoco podía, al momento tomó la  decisión de sacar su espada y cortar el nudo para continuar con la leyenda. Luego, conquistó el mundo.
El también era un idealista.

Así que ya lo ves, siempre puedes elegir en que creer y hacerlo posible aunque tengas el entorno en contra. Todo el mundo puede crear su destino y cambiar el modo en que funcionan las cosas.

Y porque creo en estas ideas decidí desarrollar esta web, para dar importancia a esta forma de vivir, para inspirar y para conseguir apoyo.

Si has encontrado la razón por la que estás aquí, compárterla, inspíranos y déjanos ayudarte.

Si todavía no la has encontrado, inspiráte con las historias y encuentra la tuya.

Gracias por estar aquí.

 

Esto lo escribí para uno de mis proyectos. Si te ha gustado no dudes en compartirlo o comentar.

Posted in Reflexiones

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Recibe ideas y artículos cómo estos en tu correo

Nombre:
Correo: