Esto es una copia de un blog antiguo, para aprender más:

Ir a hora de empezar

Días en San Francisco

El tiempo pasa volando aquí en california, tanto en la vida diaria de la ciudad como en nuestro viaje y es que aquí todo va a la velocidad de la luz.

El lunes encontramos alojamiento para la semana y seguidamente empezamos visitando algunas empresas y asistiendo a eventos que nos permiten conocer la realidad de las empresas tecnológicas y startups de San Francisco y del valle del silicio. Y lo cierto es que hay de todo, desde empresas pequeñas y agiles que cohabitan con otras en espacios de coworking, hasta inversores cowboys que los fines de semana cazan codornices en texas haciendo apuestas de cientos de millones la semana siguiente. Todo muy pintoresco, vaya.

Al mismo tiempo, hemos ido alternando estas visitas con visitas turísticas por la ciudad en la que podemos ver como funciona la cultura y la mentalidad americana. En San Francisco visitamos diversos sitios, sitios como el embarcadero, donde se encuentran los pier o puertos que actualmente sirven como espacios de trabajo para empresas como ideo o como almacenes industriales o espacios comerciales. Por cierto, entramos en una de las sedes de ideo de casualidad y sin saber apenas si era la de verdad. Una vez dentro intentamos colarnos más adentro, pero parecíaa que tenían un poco de miedo por si copiábamos algún post-it. Aún así, solo observando el ambiente de trabajo nos dimos cuenta de que aqui funciona todo muy diferente, y de que el trabajo puede ser creativo y algo divertido al igual que las metodologías, que por cierto son muy visuales.

Chinatown también fue espectacular, como siempre, una pequeña china situado en el centro de una ciudad. Además parece que San Francisco está llena de orientales, no solo en chinatown sino alrededor. Creo que después de los blancos, deben ser la segunda etnia, aunque faltaría por ver en que lugar queda la latina. Hablando de los latinos, en uno de los desayunos nos pusimos a hablar con un salvadoreño que lleva toda su vida en San Francisco. Este señor tiene dos trabajos mientras estudia para ser consultor de seguridad de redes. Nos comentaba como es la vida "normal" en San Francisco para un latino, y como está el tema de la vida. Aquí en San Francisco resulta que el "real state" o los bienes raices, son de lejos lo mas caro aquí, sobretodo en los barrios céntricos, siendo lo diferencial de la ciudad y el factor que decide si te quedas o si te vas. También nos comentaba el choque cultural, parecía tener bastante asumido que no iba a tener familia e hijos, puesto que la vida en la ciudad no parece permitírselo y parecía bastante apenado por ello. Una realidad totalmente diferente.

Más tarde visitamos el barrio hippie, en la calle haight, en donde en los setenta vivian gente como los miembros de grateful dead, Jefferson Airplane o Janis Joplin. Hoy en día parece quedar algo de aquel espíritu aunque dudo que tan auténtico como lo fue en los 70. Diría que es una especie de candem pero sin tanto agobio en la que los hippies se han transformado en "perroflautas", algunos parece que por devoción y otros por obligación, al no poder pagar la subida de los precios de las casas victorianas.

Volviendo al propósito del viaje, seguimos visitando startups. Una de las visitadas fue younoddle, donde trabaja un español desde hace un par de meses. YouNoodle es algo auténtico, situados en un almacen antiguo, el espacio cuenta con mesas de ping pong o instrumentos como una batería o guitarra. Claro está que también hay mesas con los equipos de trabajo, pero aun así se nota que la gente se lo pasa bien trabajando allí. Algo también fantástico es la forma en la que trabajan. Younoodle por ejemplo es una organización con una jerarquía totalmente plana, quitando la dirección, y por ejemplo, todos los lunes se reunen todos para contar en uno o dos minutos sus progresos y sus objetivos semanales, pudiendo aportar además ideas a todo el resto de la organización. Muchas de estas ideas acaban además en postits que le dal un aire muy visual a la generación de ideas.

Algo que también nos impactó es que los horarios son ultraflexibles, siendo que mientras que cumplas tus objetivos y asistas a las reuniones de coordinación, todo lo demás es secundario. Así pues, hay gente que entra muy temprano o muy tarde, y hay gente que incluso se va a las 6 para cenar con la familia y vuelve a las 8 o a las 9 para echarle unas cuantas horas más. Es realmente un espacio maravilloso donde ves que la gente lo puede pasar bien trabajando, sin temer a su jefe y sin tener que contar las horas del reloj, y en donde las lineas divisorias se difuminan. Aquí no tienen el síndrome del domingo por la tarde. Es claramente otro mundo, y espero que el futuro de muchos sitios de trabajo. 

Continuando con las visitas, asistimos a dos espacios de coworking para startups, uno de ellos situado en el soma (south market) y otro llamado el rocket space center, donde se encuentran varias startups españolas. En el de south market empezamos a ver como funcionan las cosas aquí: no existen las barreras en la empresa, todo parece conectado y todos parecen compartir no solo espacio sino una especie cultura. Allí se encontraban empresas como launchrock y lo mas sorprendente es que apenas parecían haber personas de más de 30 años. Espectacular. Había también salas comunes con todo lo que las startups podían desear, además de mucha luz. La verdad es que después de verlo dan ganas de quedarse allí. Por otra parte, el rocket space parecía un poco más serio aunque compartía parte del espíritu. Empresas como spotify estaban allí. También estaban cuatro o cinco startups españolas y el spain tech center, que se dedica a traer empresas a San Francisco. Allí pudimos hablar con varios españoles que ya llevan algún tiempo aquí y el consejo repetido fue sin duda venirse a la ciudad porque es aquí donde pasan las cosas. Eso si, hay puntos, y el primero de ellos es que es mucho mejor tener un socio americano. De todos modos ellos siguen optimitas y con muchas ganas de trabajar para sacar adelante sus productos.  

Y llegó el turno de ir a palo alto y a stanford. Nos comentaron que el miercoles había una clase abierta en la que emprendedores de éxito hablaban sobre sus hazañas, así que allí nos dirigimos. Primero estuvimos dando una vuelta por palo alto, por los barrios donde están las casas con los famosos garajes donde nacen grandes ideas, y luego fuimos a Stanford. Por si no lo sabes, Stanford es una de las universidades más prestigiosas (y caras!) del pais, y de ahí han surgido algunas empresas importantes tales como google, y es una pasada. Apenas paseamos por dentro, pero el ambiente universitario es algo que me encanta y tal vez esté algo sugestionado por saber lo que se hace allí dentro o por las películas, pero la universidad me encantó. A la salida del evento nos abordaron los patrocinadores del evento y pudimos hablar con ellos, incluso uno de nosotros le expuso su idea de negocio. Para finalizar el día fuimos a comer una burguer en el centro de palo alto, y pacería que allí en aquellas mesas pudiera haber gente de facebook o de google comiendo tranquilamente después de un día de trabajo.

El día siguiente decidimos ir a visitar alcatraz, quizás la carcel más famosa del pais debido a pelis como la fuga de alcatraz o la roca. Hoy en día alcatraz ya no está activa pero sin duda es un espectáculo que atrae mucho turismo cada año. Dentro de la carcel te explican la historia de la misma, explicándote datos curiosos como que después de ser carcel los indios nativos americanos la abordaron para protestar y reclamar sus derechos. En el audio tour te cuenta además como funcionaba la carcel y como vivian los presos además de los intentos de fuga que hubieron, del cual uno de ellos pudo tener éxito. Y como alcatraz está USA, al final de la visita nos esperaba la tienda de regalos en el que se vendían piedras a diez dólares o cucharas de acero similares a las que utilizaron para intentar escapar, bromeamos con que si comprabas mucho de lo que había allí, podías montar tu propio alcatraz en casa. Para concluir con alcatraz diré que la visita merece la pena, sobretodo porque además navegas un poquito por la bahía y porque ves san francisco desde el mar.

A última hora el jueves decidimos que pasaríamos el fin de semana en el parque nacional de yosemite aun estando puntos cerrados como el glaciar. El viernes nos levantamos con algo de retraso como siempre, y nos fuimos a buscar un coche para irnos hacia yosemite, a cuatro horas de San Francisco. El fin de semana empezaba...

#######

Por cierto, el día 28 de marzo en Valencia tendrá lugar una conferencia en la que Guzmán y yo, y posiblemente Juan, contemos nuestra experencia vivida en el viaje. Y mientras, dentro de poco la siguiente entrada. 

166 views and 0 responses