Por qué deberías contar tu idea y no tener miedo de hacerlo

Muchas veces me encuentro en eventos a los que va gente con proyectos e ideas y en donde es muy común ponerte a hablar con alguien que acabas de conocer y preguntarle, “¿en que estas trabajando?” o “¿cual es tu idea?”

Y es curioso ver la reacción. Algunos te la cuentan sin problemas, otros a medias, omitiendo lo que les va a hacer ricos y otros directamente desvían la mirada y dicen que todavía no se puede contar o que prefieren no hacerlo. Esta última respuesta es la más graciosa, y la que creo que me hace sospechar que alguien es “novato” o está empezando.

Hace años había veces que yo también daba esa respuesta, pero a medida que ha pasado el tiempo he visto que era una respuesta un poco ridícula, y es que la respuesta viene del miedo a pasar verguenza o a que te roben o a que otro se haga rico con tu idea cuando lo cierto es que las posibilidades de que pase eso son casi cero. Como otros miedos, es un miedo irracional si lo piensas bien, y en este post te comentaré porque lo creo así.

Antes de ponerme con los motivos quería avisarte de hablo desde mi experiencia, en la que me junto con gente que desarrolla aplicaciones sobre internet. Si tienes la formula de la cocacola, o algo que puedas registrar o patentar entonces podría ser una buena idea hacerlo antes de contar nada.

Empecemos:

  • Lo primero es que normalmente en esos eventos a los que voy, cada emprendedor o visionario va con su idea y no se van a molestar en llevar la tuya a cabo. Al final cada uno piensa que su idea es la mejor porque precisamente es suya, no por nada más. Y porque realmente cree que puede cambiar algo con ella. De hecho, formar un equipo suele ser bastante difícil ya que es casi imposible encontrar a alguien que esté disponible y no esté trabajando ya en algo.

 

  • Otra razón es que no van a entender esa idea como tu la entiendes ¿Crees que contando la idea, la otra persona va a tener el mismo entendimiento de ella que tu? Probablemente estarás unos meses por delante en ese aspecto y le habrás dado 1000 vueltas, y si no, no es buena señal. Es muy difícil contar una idea y que la persona se quede con la misma idea exacta a la tuya. De hecho muchas veces la tienes que aclarar porque cada uno se va por una parte. Y es que cada uno miramos desde una perspectiva diferente, y al tener intereses y experiencias diferentes, no vemos lo mismo en una idea. Y esto me lleva al siguiente punto.

 

  • Cuando cuentas tu idea, la gente construye sobre ella. Al tener perfiles, trayectorias, intereses… diferentes, la gente va a aportar la visión de la idea desde otra perspectiva con lo cual van a darte otras posibilidades para la idea. Pueden nacer cosas que no habías pensando pero que pueden hacer que la idea valga 1000 veces más. Además tienen experiencia en otros campos y quizás te digan si ya han oido algo antes asi o si ya lo han visto funcionar.

 

  • Otras personas verán que la idea no es algo novedoso, o no es real o cualquier cosa, así que van a atacarla (normalmente de buenas formas), y saber defender tu idea es fundamental para seguir en el juego y para cuando tengas que hacer presentaciones más serias o convencer a alguien de que es una buena idea. Y bueno, si al final ves que no es muy realista porque todo el mundo ve algo, lo podrás dejar rapidamente sin haber perdido mucho tiempo.

 

  • Así que también te ayudará a practicar para contarla cuando de verdad sea necesario e importante. Sabrás en lo que se fija la gente y como contarla bien, en que fallas y donde tienes que poner el énfasis para que la gente se quede con lo importante.

 

  • Además, si es buena y tu eres bueno, te puede ayudar a encontrar seguidores y fans y gente que quiera unirse a ti, aunque esto no pasa mucho ya que cada uno está en su idea. Pero esto por si solo te anima, si te empiezan a decir que les gusta, esto te motivará mucho más y te pondrá en un mejor estado para acometerla.

 

  • Si necesitas ayuda, contar tu idea te pueden conectar con gente que podría ayudarte en algun aspecto. La gente que está o que ha estado como tu suele ser generosa, saben lo difícil que es llevar algo a cabo y siempre se prestan a ayudarte de alguna forma, y pasarte contactos es algo muy común

 

  • Y por último, nadie debería tener más ganas que tu de verla hecha realidad… así que aunque la contaras, deberías ser el que mejor lo hiciera (en el caso de que te copiaran). Y si no, vamos mal.

 

De todas formas hay que recordar que la idea es solo el principio del camino y que tenerla no significa apenas nada, probablemente a alguien en otra parte del planeta se le haya ocurrido lo mismo. Y no significa nada sobretodo si no sale nunca de tu cabeza, porque allí no hace nada.

Si de verdad te interesa y tienes ganas harás algo con ella, y en ese momento no debería importarte contarla e ir a por todas. Es más lo que puedes ganar que lo que te expones a perder. Lo único que podrías perder es que te copiaran, pero como ya te digo, eso es bastante improbable (al menos por donde yo me muevo), y en cualquier caso, siempre tienes recursos para proteger la idea de algún modo.

Y si tras esto no te ves con confianza plena en tus ideas y reflexiones, quizás deberías profundizar más. El no contar una idea es un pensamiento “ridículo” y está basado en un miedo un poco irracional del que te das cuenta cuando pasa el tiempo.

¿Qué opinas tu de esto?

Posted in Reflexiones Tagged with: , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Recibe ideas y artículos cómo estos en tu correo

Nombre:
Correo: