Lo que 2013 fue para mi

Este post llega un poco tarde pero es una buena tradición anual que mantener, y es que lo que no se evalúa y mide no se puede mejorar.

Por eso creo que cada cierto periodo de tiempo hay que mirar atrás y evaluar que es lo que pasó en ese tiempo para ver en qué fue bueno, en qué no y para saber como podemos mejorar. Y un fin de año parece una buena fecha para evaluar las metas a medio plazo.

Igual que en los años anteriores, ahora toca echar un vistazo lo que pasó durante este 2013 y así servir de base para saber como voy en mi camino y decidir lo que tiene que venir. Así pues, este 2013:

Aquello que pasó y que fue bueno

Seguí viajando bastante. Este año tuve la oportunidad de tener experiencias inolvidables de nuevo en Lituania, Londres-Birminham, Nueva York-Boston y Nápoles.

Así pues, en esos viajes conocí gente increible y fascinante, algunos de ellos se han vuelto bastante amigos. Al igual he seguido viendo a algunos de mis mejores amigos que viven a miles de kilómetros de donde estoy yo. ¿Y que es la vida si no relaciones que nos importan?

En concreto en Lituania asistí al blacksmith camp de este año, donde nos reunimos gente invitada de todo el mundo para aprender y compartir experiencias de nuestros caminos hacia un estilo de vida independiente. Y en Estados Unidos, Inglaterra e Italia seguí encontrándome con mis amigos, haciendo nuevos y viviendo y compartiendo experiencias únicas.

En el trabajo, continué trabajando por mi cuenta y en compañía de otros. Seguí teniendo algún cliente pero me centré más en mis negocios, sobretodo en mis dos tiendas electrónicas y en aplicaciones móviles, que han ido bastante bien aunque no todo lo que deberían pero bastante. En ese sentido seguí aprendiendo mucho tanto de la parte técnica como la de ventas o la de marketing, tanto offline como online. Es inevitable cuando llevas una tienda con más de 40k artículos en la que tienes que conseguir un montón de visitas para rentabilizar.

Por otro lado, a partir de un proyecto anterior nació nativox, una aplicación que ahora está en pleno desarrollo. Lo mejor de este proyecto ya no es solo el proyecto en si, sino la gente con la que estoy trabajando, y es que puedo decir que nunca había estado en un equipo tan bueno como este y eso que algunos componentes estamos a miles de kilómetros de distancia.

También sacamos algunas aplicaciones móviles como  las que puedes verlas en mi sección de proyectos.

Seguí escribiendo en este blog, y sobretodo empecé a planteármelo de forma más seria, con ideas de hacer algo útil para alguien. No escribí aquí tanto como me hubiera gustado, pero cuando lo hice, al menos puse atención en hacerlo bien.

Seguí aprendiendo, seguí leyendo libros, viendo documentales, asistiendo a eventos, haciendo algún curso que otro… en definitiva seguí alimentando la mente más allá de lo que requiere el trabajo.

Y lo más importante, estoy aprendiendo a centrarme, uno de mis grandes problemas a lo largo de estos últimos años. Por fin me he dado cuenta de que sin foco es muy difícil sacar las cosas adelante, y de por si ya son bastante difíciles como para restarles recursos tan importantes como la atención. Ahora estoy centrado en 3 proyectos, no más. Lo demás tiene que ser en fin de semana si hay tiempo.

Algo también importante es que me di cuenta del valor de las cosas bien hechas, de lo que cuesta y de que tienes que intentar estar con los mejores para hacerlo real. Y eso es parte del foco y de contar con los mejores.

 

Lo que quise y salió regular o directamente no pasó

Sigo sin tener estabilidad económica, o lo que es lo mismo, sin ganar suficiente para llevar una vida independiente en cualquier parte del mundo, una de mis metas principales. Eso en parte fue debido a la falta de foco, así que ello fue un problema recurrente este año. De todas formas parece que poco a poco voy dándome cuenta de lo importante que es y de que tengo que practicarlo si quiero llegar a algún sitio.

Debido a eso no conseguí los recursos para vivir una vida nómada si es lo que quisiera. Hace unos meses volví de nuevo a casa en el pueblo, que como consecuencia directa hará que trabaje más, porque no hay mucho más que hacer aquí.

Los negocios no crecieron tanto como quise porque quizás no apunté bien, o porque no apunte en una dirección. También creo que hemos vivido un año en que hemos apuntado a muchas partes y que debido a ello ya sabemos lo que no funciona y que es lo que si, así que aunque en principio es malo, nos ha dado ideas para pivotar y cambiar hacia lo que verdaderamente funciona. Expandir y contraer.

Algo que no salió tampoco bien es que no supe sacar partido a gente que estaba a mi cargo. Primero no priorizé bien  las tareas  y luego subestime el tiempo de adaptación, creía que era bastante mejor pero ahora ya se porque dicen que un programador no es realmente “útil” hasta el sexto mes. Pero es algo que estoy arreglando ahora mismo, centrándome en los puntos fuertes y obteniendo feedback .

Este año Waiyaki y sus proyectos acabaron, no fue nada esperado pero acabo de forma natural, no había esas ganas ni esa motivación que había de principio y al final cayó un poco en la indiferencia. Sin embargo me llevo grandes  lecciones. El contexto, el equipo, de quien te rodeas y donde estás y la visión son fundamentales.

Consecuencia de esto, otra cosa de la que me di cuenta desde la experiencia es que es mejor tener una sola meta y cumplirla que 10 y apenas llegar a completar alguna. Esto va ligado con el foco.

Mi vida social tampoco fue gran cosa este año, dejo que el trabajo sea mi primera prioridad, y claro, eso resiente todas las demás áreas. Aunque en parte no es algo de lo que me queje, viajando tengo mucha vida social, solo que muy fugaz.

Este año tampoco leí tantos libros como quise pero al menos los que leí fueron muy buenos. Algo que si que hice es leer más sobre historia reciente lo cual me hizo tomar otra perspectiva del presente y entender más porque este mundo es como es. Normalmente venía leyendo más ensayos y libros sobre psicología y negocios.

Al igual tampoco hice toda la música que quería hacer y practiqué menos de lo que tenía pensado.

Y por último el apartado de deporte no ha sido muy bueno, aunque hice algo más que el año anterior, no fui capaz de mantenerlo constante en el tiempo. Es algo que sin duda tengo que mejorar puesto que cada año que pasa esto se hace más importante e indispensable para tener una buena calidad de vida.

 

Lecciones del 2013

  • FOCUS en mayúsculas, el tiempo pasa y no espera a que te decidas. Cada día es muy importante como para perderlo entre pensamientos de “debería hacer esto…” sin poder hacerlo, hay que aligerar la mente y centrarla
  • Trabajar solo es muy dificil, es imposible abarcarlo todo, por eso hay que contar con un equipo, pero no un equipo cualquiera. A día de hoy en prácticamente todo lo que hago hay un equipo detrás.
  • La salud es importante, el deporte y la comida es algo que hay que cuidar mucho. Noté que cuando comía mejor y hacia deporte necesitaba dormir menos y era más productivo.
  • Contactos, localización y amigos son muy importantes. Las cosas pasan donde pasan, porque hay gente que hace que pasa, y si no estás ahí, no te pasan. Hay que cuidar mucho esas variables.
  • Si estás en gestión de proyecto o creación de productos, quizás te interese este post que a mi me parece 100% acertado: http://lcusack.tumblr.com/post/68007103801/things-i-learned-in-2013

Concluyendo

No cumplí lo más importante, pero senté bases para hacerlo este próximo año. Aprendí mucho sobre cosas que me van a venir bien este año en el que recién entramos y centré más las metas para este 2014, este año menos metas pero mucho mejores.

Ahora toca seguir.

 

 

Posted in En que ando liado, Personal, Proyectos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Recibe ideas y artículos cómo estos en tu correo

Nombre:
Correo: