Lo que aprendí sobre aprender inglés

Lee esto para tener un “Aha moment” con el inglés (si todavía no lo has tenido).

####

Si estás aquí es porque seguramente estás frustrado por tu inglés.

Si es así, si realmente lo estás, quédate porque hoy te voy a contar un par de ideas que harán que por fin aprendas inglés de forma efectiva. Lo empezarás a entender y hablar bien.

La primera de estas ideas te hará ver porque nos cuesta tanto hablar bien inglés.

Y la segunda te hará ver qué es lo que puedes hacer hoy mismo para empezar a mejorarlo de forma rápida y efectiva.

Pero antes de ello una pequeña historia, así sabrás si estás en ese grupo de personas que valoran hablar bien inglés y qué saben que no es fácil.

A estas alturas sabrás que aprender a hablar bien un idioma no es fácil, ni rápido.

Para muchos de nosotros es una experiencia que puede llegar a ser bastante frustrante.

Sobretodo si has salido fuera y has tenido que hablar ese idioma por necesidad… Tal y cómo me pasó a mi hace unos años…

 

Mi historia (y a lo mejor la tuya)

Había estudiado inglés en el colegio desde los 9 años hasta los 18, en total unos 9 años, probablemente como tú. Así que creia que mi inglés no podía ser tan malo, por fuerza algo tenía saber. Al menos sabía muchos verbos, muchos tiempos verbales y un montón de vocabulario… Ya sabes, el I am, you are, he is…

Pero me di cuenta de que no. Me di cuenta de que eso no sirvió de mucho. La realidad era diferente.

Recuerdo la primera vez que salí de España para pasar una temporada fuera. En mi caso iba a hacer un intercambio de 6 meses en Suecia, un pais en donde debía hablar inglés si o si (por suerte no sueco). Lo cierto es que antes de llegar me sentía bastante seguro con mi inglés, o eso creía yo.

Al aterrizar en el aeropuerto mis compañeros y yo nos dirigimos a recoger las maletas. En unos minutos estábamos en la cinta viendo cómo empiezan a salir.

Mi amigo ve la suya, la recoge.

Al poco mi otra amiga ve salir la suya y va a por ella.

Yo me empiezo a poner nervioso porque la mia no aparece, pero bueno, todavía hay esperanza.

Pasan unos minutos más y la cinta ya está casi vacia. Es entonces es cuando empiezo a sentir pánico.

Pasan unos minutos más y sucede lo peor. La cinta se para. Ya no salen más maletas. Y la mia no está entre las que quedan.

Pánico. Iba a estar al menos 4 meses en un pais desconocido y lo primero que pasa es que pierden mi maleta. Recuerda además que era la primera vez que hacía un viaje internacional.

Imagínate la situación. Allí estaba yo, acórdandome del mal momento en el que decidí irme de erasmus; el mal momento en que entregué los papeles; y el mal momento que me subí al avión… en resumen, maldiciendo todos esos momentos.

Pero ahora estaba allí. Lo único que podía hacer era, primero tranquilizarme, y segundo, ir a preguntar e intentar averiguar algo.

Pasados los primeros minutos, y con algo más de calma, buscamos la ventanilla para reclamar. Al mismo tiempo en mi cabeza buscaba las palabras y las frases en inglés para explicarlo. Las repetía mentalmente una y otra vez para ver si las memorizaba y así poder soltarlas con algo de coherencia para que me entendiesen.

Llega mi turno y … totalmente en blanco.

Nervioso sólo pude balbucear ciertas palabras que seguramente significarian nada. Lo intenté una y otra vez, empezando de nuevo, pero parecia imposible. Pasan unos minutos, yo cada vez más nervioso.

Finalmente, el señor de la ventanilla saca un formulario con dibujos de maletas para preguntarme a cuál se parecía (se ve que alguna palabra entendió). Señalé una. Luego preguntó por el color, a lo que conteste: “blue”. Algo es algo. Luego intentó explicarme que me llamarían y me dio un número y un recibo.

¿Había estudiado 9 años de ingles en la escuela para esto?

¿Para ni siquiera poder explicar de forma correcta que habían perdido mi maleta?

¿Tan difícil era?

Todos esos años de inglés en el colegio parecieron servir para nada. No sabía hablar inglés. No podía hacer que me entendiesen.

Y eso fue sólo el primero de los muchos momentos en que me di cuenta de que no sabía hablar inglés por muchos exámenes que hubiera aprobado o por muchas palabras que hubiera memorizado.

Por suerte la historia acaba bien. A los pocos días apareció la maleta y acabó siendo un año en el que aprendí mucho y en el que lo pasé demasiado bien.

Aún así no fue el final de esas historias. Por ejemplo está la de la primera vez que llegue a Londres, cuando me subí al metro y me di cuenta de que no entendía absolutamente nada: ni a las personas conversando, ni al altavoz que indicaba las paradas. Nada, era otro inglés.

Y esto era después de haber estado 1 año en Suecia hablando inglés…

Unos cuantos años después, hoy en día, puedo decir que me muevo por el mundo sin problemas. Pero eso fue porque me pasé muchas horas absorbiendo el idioma. Estando meses viviendo fuera sin más remedio que hablarlo.

Y parece que no hay otra forma, pero no es así. La buena noticia es que no tienes porqué sufrir tantas horas cómo yo o incluso irte fuera. Puedes acelerar el aprendizaje y conseguir hablar bien inglés más rápido, tal y cómo te explicare en unos momentos.

 

Frustraciones diarias

Volviendo a la historia, fue una frustración detrás de otra, frustraciones que quizás tu has vivido si has estado fuera:

  • Conversaciones que no acabas de entender.
  • Conversaciones en las que no participas por verguenza y miedo a que no te entiendan y que te digan “what” una y otra vez.
  • Conversaciones en las que te dicen: “oh, you are spanish, right?” (Tengo un amigo a quien especialmente esto le enfurece)
  • Conversaciones en las que en definitiva acabas estando apartado intentando coger y soltar alguna palabra, yeah, right?
  • O situaciones en que no entiendes las indicaciones por el altavoz del metro, de la sala, o del que está hablando…
  • O situaciones en que te toca hablar por teléfono y te entran los temblores …
  • O cuando tu amigo trajo a alguien de fuera y intentaste hablar pero ni te entendió, ni entendiste…

En definitiva un gran problema que te impide ser tu mismo. La gente no llega a conocerte y eso realmente frustra, no tanto el inglés, sino el no poder tener una comunicación real.


 

Y ahí está. La raiz del problema está en que en la escuela aprendemos la teoría de un idioma pero no aprendemos a hablar un idioma. O si lo hacemos, no lo hacemos de forma muy eficiente, se tardan muchas horas para aprender algo.

Así que particularmente en la mayoría de escuelas no nos enseñaron a hablar, solo a memorizar vocabulario, gramática, verbos irregulares… pero definitivamente no a hablar.

Si estás en esa situación probablemente te sabras los tiempos verbales. Probablemente los habrás repetido desde tercero de primaria, año tras año hasta que acabaste la escuela.

Pero no sabrás muy bien hablar inglés.

 

Eso es porque nunca se fijaron en lo importante

Todos sabemos puedes hacer varias cosas efectivas para aprender bien un idioma. Por ejemplo:

  • Lo mejor sin duda para aprenderlo bien es irte a vivir a un país donde se hable ese idioma, y en el que no hayan muchos españoles, claro. Este es un método de inmersión linguística: de repente todo está en el otro idioma: la tele, la prensa, los carteles, la gente… no hay escapatoria, aprendes si o si.
  • Si no es posible, lo segundo mejor es juntarte algunas horas con gente de ese país o gente que hable ese idioma, por ejemplo haciendo intercambio de idiomas. No es tan efectivo como irte al país, pero es mucho mejor que estar en una clase.
  • Y luego vendría el contratar a un tutor personal, alguien que se dedicara a ayudarte especificamente en el habla y la pronunciación. Lo único malo es que este último método suele ser un poco costoso dependiendo del tutor, que suelen cobran al menos 20 euros por hora. Muy efectivo, pero poco económico.
  • Finalmente está lo que se hace en la escuela: aprender verbos, los tiempos verbales, gramática, alguna frase… . Ya sabes que eso no es muy efectivo.

Para saber más:

The other method is known as the implicit or immersion method. The idea here is to learn much the way children do when they learn a native language. That is, by being with native speakers and absorbing the language that surrounds them, generally without a lot of explanation. Teachers may combine these two methods into what Professor Michael Ullman calls immersion-style classroom teaching. But is that necessarily a better way to learn a language?

Enlace

Hay también acciones complementarias que también ayudan, como son por ejemplo ver pelis y series en ingles, o intentar leer todo en inglés. Son efectivos porque aprendes, y haces oido, pero les falta la parte de la práctica, el tener la posibilidad de ser nosotros quien hablamos.

 

¿Por qué es efectivo irte fuera para aprender un idioma?

Los primeros métodos que hemos comentado son los mejores porque la inmersión en ese país nos obliga a absorber el idioma, tanto de forma consciente como subconsciente. Y cuanta más inmersión, más rápido se absorbe el conocimiento.

Los bebes, por ejemplo, son esponjas. Llegan a este mundo sin saber nada de la sociedad y necesitan absorber el máximo para poder sobrevivir y desenvolverse bien en la sociedad.

Cuando te encuentras a ti mismo en estás en esas situaciones inmersivas en verdad eres como un bebe… solo que con algo más de verguenza (a los bebes no les da miedo equivocarse, a nosotros por desgracia si).

¿Y por qué esa efectividad? ¿Por qué esos son los mejores métodos?

Se debe a cómo funciona el cerebro.

Hace unos pocos años se descubrió que nuestro cerebro tiene un tipo especial de neuronas que hemos llamado neuronas espejo y que se encargan del aprendizaje por imitación.

Para saber más:

http://www.sciencedaily.com/releases/
http://neurosciencenews.com/language-learning/
http://news.softpedia.com/news/Mirror-Neurons-Help-Us

Estás neuronas se encargan de que imitemos lo que vemos. Subsconscientemente lo hacemos. Y de hecho se dice que esta es la mejor y más efectiva forma de aprender de forma natural.

Date cuenta de que es realmente así cómo aprenden los bebes. Escuchando y repitiendo, sin ningún tipo de verguenza ni miedo a equivocarse.

Por otra parte, cuando el aprendizaje es más interactivo, es más efectivo. No es lo mismo solo leer, que leer y ver al mismo tiempo. Igualmente no es lo mismo solo leer y ver, que leer, ver y practicar. Aprendemos más cuando mas estímulos estén implicados en el aprendizaje.

Al hilo de esto, algo curioso que he notado en amigos de otros países que han aprendido español viendo telenovelas. Eso es debido a que son muy expresivas. Y es que no solo escuchan lo que dicen sino que también ven los gestos, las caras, las expresiones: en definitiva ven un lenguaje corporal exagerado y eso hace que, aunque no entiendas que se está diciendo, seas capaz de entender que está pasando. Y eso también hace que asocies esas palabras a esos estados.

Nuestro cerebro es muy bueno haciendo ese tipo de asociaciones.

Así que ya tenemos las primeras pistas para hacer el aprendizaje de un idioma más efectivo. Estos serían las ideas hasta ahora:

  • Utilizar la escucha activa y repetición
  • Evitar la traducción
  • Aprender las estructuras y vocabulario oyendo mucho mejor que leyendo

Todo esto que estamos viendo se puede resumir en el famoso cono de aprendizaje, cuya conclusión es

“Cuando practicas es cuando más aprendes”

 


Fig.: Cono de Dale

 


Fig.: Retención del aprendizaje según el método

 

Nos sorprendemos cuando vuelve un amigo después de haber estado un tiempo fuera y viene hablando con fluidez.

Lo que no vemos es lo que ha hecho para conseguirlo. Probablemente él mismo te dirá que lo que hizo fue hablar y perder la vergüenza, como si fuera de nuevo un niño.

La lástima es que no aplicamos ese conocimiento en las aulas y por eso no aprendemos de forma efectiva.

En definitiva, y una vez más: Hay que hacer oído y hablar, básicamente practicar (aunque al principio comentamos errores).

Puede que esta información ya la supieras aunque quizás no tanto por qué ocurre.

Sigamos…

 

Pasemos ahora a hablar del inglés

¿Por qué nos cuesta tanto el inglés?

Pasemos a hablar ahora específicamente de por que nos cuesta tanto inglés.

El inglés es diferente del español, eso es obvio, sabemos que tienen raíces diferentes y eso se nota en las estructuras del idioma y en el vocabulario.

Pero no es solo diferente porque las palabras sean diferentes, o porque el orden de las palabras sea diferente en las frases. Eso es solo una parte.

El inglés es diferente también porque utiliza un patron de habla totalmente diferente al español. Un patron de entonación diferente, es decir, una musicalidad diferente.

Al fin y al cabo, y si lo piensas detenidamente, te pueden entender aunque cambies las palabras de sitio o aunque te falte una palabra, pero no te entenderán si pones los acentos (o la música) dónde no toca.

Así pues es más difícil entender a alguien cuando no usa bien el patrón del idioma, o la forma de hablar (la música).

Y es más difícil que te entiendan si no lo usas bien.

Verás, en español es un idioma bastante plano, utilizamos una entonación muy llana y constante. Y por otra parte solemos pronunciar todas las sílabas de todas las palabras. Igualmente, cada palabra tiene una sílaba fuerte (la tónica) y las débiles (las átonas). ¿Recuerdas esto del colegio?

Lo malo para nosotros es que es esto no pasa en el inglés, y eso es lo que nos confunde. Intentamos hablar inglés desde le enfoque del español, y eso es totalmente incorrecto.

Cómo todo es cuestión de práctica, vamos a verlo con un ejemplo.

Quizás sepas como se pronuncia correctamente esta palabra.

VIBRATE

Pero si nunca la has oído y no sabes, inténtalo. Hazlo en voz alta.

Si no lo has oído nunca y no sabes como se pronuncia probablemente habrás dicho algo como esto

VIBREIT

 

Y es así porque hablamos desde el español: creemos que se pronuncia todo seguido y que al ser una palabra solo tiene una tónica. Y que es probablemente aguda.

Pero no es así es como se pronuncia. En absoluto. Si no sabes como se pronuncia, así es

VAI – BREIT

 

O dicho por un nativo:

 

Si te das cuenta, suena a dos palabras, con dos tónicas diferentes. Eso a pesar de ser solo una palabra.

Así que nuestro idioma natal nos engaña, está en otra música. Son cómo prejuicios: juzgamos antes de saber realmente cómo es. Y normalmente nos equivocamos.

Lo peor es que no solo pasa con las palabras, igual pasa con las frases.

Por ejemplo la frase:

I LIKE TO WATCH MOVIES.

Desde el español creeríamos que se pronuncian 5 palabras y que cada una tiene su tónica

Pero en verdad suena a 3 palabras. Suena a

ILIKE – TOWATCH – MOVIES

O escrito fonéticamente

AILAIK TOWOTCH MUVIS

Obsérvalo en este video

 

Y esta es la representración del sonido de la misma frase:

 

 

¿Ves las lineas amarillas? Indican la tonalidad de la frase, es decir la musicalidad y los espacios entre los sonidos.

¿Y te has fijado en los espacios? Eso son las pausas. Así que al final se pronuncia como si fueran 3 palabras o 3 golpes

ILIKE – TOWATCH – MOVIES

Música totalmente diferente.

 

Pero vamos más allá: cómo estamos descubriendo, da igual cuantas palabras tenga la frase, lo importante son los golpes de voz.

Mira esta explicación (2 minutos). Forma parte de una clase de reducción acento:

 

Aquí tienes los ejemplos:

COWS – EATS – GRASS
(suena a 3 palabras desde la perspectiva del español)

THECOW – EATS – THEGRASS
(también suena a 3 palabras)

THECOWS – AREEATING – THEGRASS
(continua sonando a 3 palabras!)

THECOWS – HAVEBEENEATING – THEGRASS
(igual, increible pero como si fueran solo 3 palabras!)

 

En todos los casos suena a tres palabras

Y esto es por que el inglés es beat-driven, es decir, va a golpes, pero estos no golpes no se corresponden con las palabras, al contrario que el español, en el que los golpes si van por sílabas.

Échale un vistazo a este video, seguro que te aclara muchos conceptos:

Activa los subtítulos para entenderlo mejor

 

 

Así que al final los idiomas son patrones tonales. El del inglés está dirigido por golpes y tiene más musicalidad que el español.

Y ahí está el gran problema

Intentamos hablar un idioma desde la perspectiva del nuestro. Y ese es el gran error. Es un prejuicio que nos impide avanzar.

  • Copiamos la tonalidad (la música) de nuestro idioma. MAL.
  • Cuando leemos las frases o palabras lo hacemos con los sonidos de nuestro idioma. MAL.

Y ese es el mayor problema que tenemos cuando aprendemos a hablar inglés. Que lo intentamos hacer desde el español, y eso es un error.

Ahora bien, ¿Cómo se aprenden esas reglas? ¿Cómo podemos hacer para hablar bien sin saber como se pronuncia?

Me temo que no hay otra respuesta que no sea con la práctica.

Práctica. Eso es.

Con la práctica es como se logra interiorizar (de forma subsconsciente) esos patrones de entonación que acabamos de ver.

Eso si, si traducirlo ni pensar desde nuestro idioma, si no repitiéndolo tal cual suena.

 

Aquí te dejo con unos TIPS PARA APRENDER INGLÉS

  • Lo primero es darte cuenta de la música del idioma y tenerlo en mente.
  • Escúchalo activamente. Luego imita y repite. Es la clave: practicar la música y el ritmo. Incluso delante de un ejemplo.
  • Exágera cuando hables inglés: Tiene muchas subidas y bajadas. Que no te de verguenza: se habla así aunque no estés acostumbrado.
  • REPITE REPITE REPITE (Puede tomar unas cuantas veces hasta que sale bien, quizás 17)
  • Intenta no traducir. Adivina lo que significa por el contexto.
  • Y sobretodo pierde la vergüenza, es la única forma de practicar. Equivocarse es humano y es lo más normal del mundo. Edison, además de inventar la bombilla, también inventó 99 formas de no hacer una bombilla.

Si solo sigues estos consejos ya aprenderás más rápido que la mayoría de la gente.

Y volviendo a lo que hablábamos, es justo por todo esto último, por lo que lo mejor para aprender a hablar un idioma es

  • 1) Irte al pais
  • 2) Pasar tiempo con Nativos
  • 3) Contratar un tutor personal
  • 4) O ir 5 años a clase…

Todo esto te fuerza a practicar, a fijarte en donde te equivocas, a mejorar y finalmente a saber hablar bien.

¿Pero y si no puedes permitirte el tiempo o el dinero que cuestan estas opciones?

Nativox es la respuesta.

Recibe ideas y artículos cómo estos en tu correo

Nombre:
Correo: