La influencia de los demás en tu vida. O, dime con quién andas y …

Diversos estudios psicológicos nos han mostrado el poder de las redes sociales personales (no las de internet). Estas redes sociales pueden llegar a moldear nuestro carácter y a determinar parte de quienes somos porque resulta que acabamos siendo la media de las personas con las que más nos juntamos. Y tiene todo el sentido del mundo.

No es que sea una regla que se cumpla al 100% pero date cuenta que la gente que fuma se acaba juntando con gente que fuma, comparten esos momentos. Si la gente alrededor tuyo hace deporte, tendrás más posibilidades de hacerlo. Al igual que si comen más o menos, tu también harás algo parecido cuando estés con ellas. Ya sea por convención social o por empatía y neuronas espejo, acabas haciendo lo que hacen los que están a tu lado.

Son cosas que podrían ser más o menos triviales (aunque realmente no lo son) hasta que nos damos cuenta de que esto afecta las actitudes y por tanto a nuestra forma de ser. Por ejemplo, cuando te juntas con personas negativas no puedes evitar absorver parte de esta negatividad y verlo todo mal. Son personas que absorben energía y la destruyen, después de estar un rato con ellos no puedes evitar pensar que todo está perdido.

¿Y no te ha pasado también lo contrario? ¿No te ha pasado estar con una persona que desprende energía a raudales y que consigue motivarte? Esas personas trasmiten energía y motivación

Así que si quieres tener éxito, júntate con gente que tenga éxito. Si quieres ser feliz, júntate con gente feliz. Si quieres hacer deporte, júntate con deportistas. Inconscientemente estarás absorbiendo esas actitudes para ser o hacer lo que quieras y todo lo que quieras conseguir se hará más fácil.

E igual de importante es también evitar malas influencias. Si no te gusta tu entorno y si sabes que no está ayudándote, muévete y cámbialo . Tu voluntad para resistirlo puede ser muy grande, pero el poder del contexto puede serlo todavía más y las personas que ves cada día y con las que compartes momentos son una gran parte de ello. Así que hazte un favor y empieza a preocuparte, si no lo estás haciendo ya, de quien está a tu alrededor.

Por otro lado también es igual de importante recordar que tu también vas a influir en otras personas, así que intenta ser la persona que quieres ser para estar con el tipo de personas con las que quieras estar y hacer más favorable tu cambio. Repelerás las actitudes que no quieres y atraerás aquellas que quieras tener a tu lado y que revertirán en ti. Y es algo lógico, si eres negativo la gente positiva no querrá estar contigo y al revés también, puedes influirlo.

Ahora ya no hay excusa, por regla general tiendes a ser media de las personas con las que más te juntas, y al mismo tiempo tal y como seas determinará a que tipo de personas atraerás y a cuales evitarás. Al final de todo será cierto eso de “dime con quián andas y te diré quien eres” o lo de “quien se junta con cojos, cojo y medio”. Así que, al igual que le dijeron a Indiana Jones cuando tuvo que elegir el grial verdadero, elige sábiamente.

Posted in Hábitos, Psicología, Reflexiones
6 comments on “La influencia de los demás en tu vida. O, dime con quién andas y …
  1. AprenVida says:

    Gran entrada Carlos.

    Estoy de acuerdo con tus argumentos y con lo que nos influyen las compañías en el propio comportamiento.

    Tendemos a parecernos a los que nos rodean y viceversa por lo que se hace necesario decidir si en lo que nos estamos convirtiendo es lo que queremos.

    Quizá no resulte fácil pero es lo más recomendable y creo que la recompensa merece la pena el esfuerzo.

    Yo mismo me encuentro en esa situación y ya sabemos del miedo y la incomodidad que acompaña a los cambios y más cuando son profundos, pero he tomado la decisión y ahora estoy enfrentando el reto.

    Espero haber elegido sábiamente.

    ¡Un saludo!

    • HoraDeEmpezar says:

      Gracias Juan,

      Lo que cuesta es empezar y superar la barrera del miedo al cambio, pero cuando sueles mirar a largo plazo y, sobretodo, lo que puedes perder por no cambiar se te hace un poco más fácil.

      Un abrazo

  2. Ivan Entusiasmado says:

    Estoy muy de acuerdo con la entrada.
    “Peer-influence”, se dice en inglés, y es un factor fundamental para el comportamiento de una persona. En la adolescencia especialmente, pero también en otras épocas de la vida.

    • HoraDeEmpezar says:

      Gracias Iván 🙂

      Lo único es que en la adolescencia es un poco más aleatorio, todavía no puedes ver el alcance de los comportamientos. Pero cuando creces y sabes que estos funciona, ya no tienes excusa.

  3. dimiga says:

    Esto me hace recordar un artículo que leí hace poco donde decían que deberías acostarte con alguien que aspires o quieras ser, eso hará que su energía (esa energía sexual que transmitimos mientras tenemos relaciones sexuales) sea transmitida a ti y de vuelta (como un ciclo o algo así). Por ello cuando estamos con alguien que no nos gusta, que de alguna manera no nos “llena”, quedamos inconformes, tristes e insatisfechos por más orgasmos que tengamos. Pero cuando estamos con alguien que nos llena, que nos agrada, que respetamos, que nos hace feliz, así no haya un orgasmo de por medio uno se siente completo.

    No sé si he hecho bien la comparación, pero cuando terminé de leer fue lo que pensé, porque definitivamente uno termina pareciéndose a las personas que lo rodean (así sea de manera inconsciente) y más aún si hablamos de relaciones de pareja 😉

    Saludos,

    • HoraDeEmpezar says:

      Muy interesante y totalmente cierto. Además la pareja suele ser la persona con la que más tiempo pasamos y de forma más intima, así que ahí hay inlcuso más responsabilidad.

      Gracias por el comentario 🙂

Leave a Reply to HoraDeEmpezar Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Recibe ideas y artículos cómo estos en tu correo

Nombre:
Correo: