Cómo hacer tu mensaje, idea o lo que sea llegue a tu público

Creo que una de las cosas más importantes que he aprendido estos últimos años es a darme cuenta de la indiferencia de la gente hacia un mensaje. O dicho de otro modo, lo poco que les importa lo que haces o lo que dices.

Y no es que sea por culpa suya o que sean unos ignorantes o que no sepan reconocer tu “valor”. Muchas veces ni siquiera es por lo qué les ofreces o por lo que dices sino más bien por cómo lo dices.

La gente no tiene la culpa

La gente no tiene la culpa, en un mundo saturado de opciones tu eres simplemente uno más y muchas veces hablas desde tu posición sin de verdad entender qué es lo que está pasando. Y lo que está pasando es que no estás hablándoles a ellos, sino que estás difundiendo algo sin objetivo, tu forma de comunicar tu producto hacia ellos no es la buena.

La culpa de que pasen de nosotros y no nos hagan caso siempre ha sido nuestra. La primera vez que nos pasa tiene perdón, pero la segunda no. Cuando ya hemos tenido experiencia y hemos visto que no nos hacen caso es cuando deberíamos pararnos y preguntarnos que está pasando.

En muchos casos, como en el mio, el motivo de esta indiferencia hacia nosotros parte de no saber como son, de no saber que les interesa, como piensan, cuales son sus preocupaciones, donde están, qué es lo que les duele… no nos hemos metido lo suficiente en su posición y no hemos sabido como construir el mensaje para que realmente les hable a ellos, no hemos llegado a hablar su propio idioma. Y esto de meterse en su posición es lo que se llama empatía.

Hace ya unos años que empecé a lanzar mensajes y a promocionar lo que iba haciendo, desde entonces ha pasado mucho tiempo y  hace algún tiempo me di cuenta de que no funcionaba, así que decidí averiguar que estaba pasando; un tiempo después, ahora, ya se que es lo que no tengo qué hacer y qué es lo que tengo que aprender. Ahora ya estoy en posición de intentarlo de nuevo y con un nuevo enfoque.

Si no hablas directamente a la persona no eres interesante, y es que hay muchos como tu intentando hacer lo que tu haces como tu lo haces. Y van a seguir pasando de ti. Y la culpa volverá a ser tuya. Así que la próxima vez no tienes excusa.

Sin embargo, cuando te das cuenta de esto y haces el esfuerzo verás como al hacer el ejercicio de meterte en su posición cambiaras muchas cosas y otras simplemente las abandonarás sencillamente porque no tienen interés.

¿Y cómo se habla su propio idioma? Hay muchas técnicas para ello pero lo primero es darte cuenta de que no estás hablándolo. Luego puedes aprender muchas de esas técnicas. En mi caso he tenido el placer de asistir a cursos en donde gente que ha vendido millones de dólares en productos digitales lo ha compartido. Quizás comente algunas de estas ideas en otro post más adelante, pero si realmente te interesa avísame y lo publicaré antes.

Cuando hayas pasado estas barreras habrán otras pero para llegar a la gente esta es, sin duda alguna, fundamental. Tienes que hablar su propio idioma.

#####

Al hilo de esto, mientras escribía esto, mi amiga Diana escribió un post muy interesante y muy recomedable, do you speak consumer?

Posted in Reflexiones

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Recibe ideas y artículos cómo estos en tu correo

Nombre:
Correo: